jueves, 10 de septiembre de 2009

María Freire (Montevideo, Uruguay, 1917)


Solo conociendo la unión indisoluble entre la obra plástica y la personalidad ética de María Freire, puede medirse la enorme distancia comprendida entre la memoria activa de su obra y la amnesia que la era posmoderna generó respecto a las premisas humanistas utópicas de la cultura moderna.”

Introduzco este artículo dedicado a esta pintora y escultora uruguaya, con una cita extraída del texto firmado por Gabriel Peluffo Linari, y titulado Universo y región en el espacio artístico de María Freire, que me parece que resume una buena parte del quehacer artístico de una mujer que fue una pionera de las formas abstractas en la plástica uruguaya. Pintora, escultora, profesora de dibujo, y crítica de arte son los hitos profesionales de Freire, que sería cofundadora del Grupo de Arte No Figurativo, junto con su pareja artística y sentimental, José Pedro Costigliolo.


Después de estudiar en el Círculo de Bellas Artes y en la Universidad del Trabajo, recibiría una beca para ampliar estudios en Amsterdam y en París, donde podrá conocer de primera mano las obra de los neoplasticistas holandeses, de Pollock, de Calder y de otras destacadas figuras a las que había conocido primero por medio de revistas francesas de arte que se recibían en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la capital uruguaya.

Como todos los artistas contemporáneos del Uruguay, mantuvo contactos con Torres García, al que ya hemos mencionado en los artículos anteriores dedicados a Petrona Viera y Amalia Nieto, quien, entre otras cosas, era defensor de dirigir la mirada hacia el arte de los pueblos calificados de “primitivos”, algo que había causado un impacto muy grande en los artistas europeos de los años 20 y 30, como fue el caso de Picasso.


Freire tampoco se pudo resistir al influjo de esos pueblos, y tanto las máscaras africanas como los elementos que configuraron el universo visual de los pueblos precolombinos, estuvieron presentes en el arranque artístico de una pintora (su obra escultórica ocupa un periodo temporal más pequeño en relación a la pintura), que hizo un viaje que la llevó a decantarse por la abstracción pura, por la relación entre formas sin referentes concretos, unidas entre sí por unos ritmos que, en ocasiones, han sido calificados de musicales, y el uso de unos colores planos, con el uso de una paleta no excesivamente amplia, y en la que la geometría nos impone su presencia pero no de una manera agresiva, sino todo lo contrario, casi como si nos estuviera pidiendo disculpas, con dulzura, con exquisita educación. Algo que también es trasladable a su obra escultórica.

A pesar de ese peso geométrico, de la bidimensionalidad, de lo reducido de la paleta cromática, no nos encontramos ante obras frías, lejanas, impenetrables, sino que la sensación que uno tiene es la de la existencia de una calidez casi telúrica, en la que las formas se entrecruzan o mantienen la distancia en una invitación constante a relacionarnos con ellas, como si quisieran que nos parásemos a escuchar esas historias que se nos insinúan, cuya presencia intuimos. Daniel Tomasini (La fidelidad a la excelencia renovada, María Freire) ha escrito en relación a su obra que “una sensación de segura inestabilidad emana de sus obras dinámicas.”

Como resumen final devuelvo la palabra a Gabriel Peluffo cuando explica, en el mismo artículo ya citado, que “María Freire elabora desde 1959 un repertorio formal variable, pero cuyos códigos constructivos también podrían reducirse a unos pocos: el recorte del plano que conlleva la construcción poligonal del signo (serie Sudamérica, 1958-1960), la perforación espacial del plano que da lugar a una construcción nodal de desarrollo virtualmente infinito (series Capricornio y Córdoba, 1965-1975), y la perturbación volumétrica del plano mediante la subdivisión de su superficie, creando relieves y vibraciones de acuerdo a secuencias de modulación cromática (series Variantes y Vibrantes, 1975-1985).”

11 comentarios:

CAS dijo...

DULZURA,
EXQUISITA EDUCACION,
CALIDEZ CASI TELURICA,
palabras que tomo de tu escrito, que nuevamente me trae algo conocido y mucho a descubrir. Realmente me deslumbra su arte, sus formas bidimensionales , y lo
que dice su bora o hace sentir mucho, adentro en el pecho. Terceras gracias que te doy.
un fuerte abrazo.

sonoio dijo...

excelente este blogg
y la obra de maría
no la conocía


saludos

Alfredo dijo...

CASANDRA: Ahí si hay un sustrato indígena que echas de menos en tu país, aunque sea de otros lugares del continente o incluso de África, lo que demuestra que tu país es un crisol de intercambios muy intensos.

El lunes termino el ciclo.

Buen finde!!

*********

SONOIO: Gracias. Estas puertas siempre están abiertas.

Un abrazo!!

ABEL dijo...

Gracias Alfredo por tu serie sobre el arte en Uruguay. Me encanta la gramática de María Feire.Ella crea signos transformando los objetos naturales, inventando reglas de transformación .Esos signos son un descubrimiento,una revelación para ella y para nosotros los demás que leemos el significado,una revelación de la totalidad.
Un abrazo desde México,
Abel

Alfredo dijo...

De nada. Este recorrido lo cerraré el lunes y para mí ha sido un auténtico gusto haber descubierto la obra de este grupo de artistas uruguayas.

Buen fin de semana!!

carmensabes dijo...

Otra vez gratamente sorprendida con el arte de María Freire.

Esa mezcla cuya riqueza nos tiene que llenar la mente a grandes dosis.

Cuanto se aprende de los creadores que no se conforman con poco.

Geometría cálida.

Mucho y bueno.

Excelente trabajo querdo Alfredo!!

Alfredo dijo...

Gracias. Yo estoy disfrutando mucho con esta serie de artículos, y me encanta encontrarme con gente que también disfruta con ellos. El lunes la última, al menos de momento.

Un abrazo!!

Anónimo dijo...

María fue mi profesora de dibujo en 'el Zorrilla' allá por los 70's
Era el remanso en medio de aquellos tumultuosos años
Mi recuerdo afectuoso para ella
Paulo

Anónimo dijo...

NECESITO CONSEGUIR UNA FOTOGRAFIA DE SUDAMERICA N10 POR MARIA FREIRE PARA MI TESIS... ALGUIEN LA TIENE O SABE DONDE ENCONTRARLA EN INTERNET?

Anónimo dijo...

María Freire falleció el pasado viernes 19 de junio de 2015. Le sobrevive una inmensa obra, aporte fundamental para el arte y para la cultura.

MATDOR dijo...

Para el que necesita fotos de Sudamerica 10, ese cuadro es de propiedad del MALBA de Bs As. Es fácil encontrar fotos en la web. slds